Detalle de la Noticia

ASPECTOS RELEVANTES DEL DECRETO CON RAGO VALOR Y FUERZA DE LEY DE ATENCIÓN AL SECTOR AGRARIO

El presente Decreto con Rango, Valor y Fuerza de Ley de Atención al Sector Agrario, tiene por objeto establecer las normas conformes a las cuales se regularán los beneficios, las facilidades de pago, reestructuración o condonación de TOTAL o PARCIAL de financiamientos agrícolas concedidos a deudores del sector agrícola a los fines de incrementar la producción agrícola, tomando en consideración la situación de emergencias que han afectado al mencionado sector desde el año 2007, todo ello a los fines de contribuir a la recuperación, ampliación y diversificación de la producción agrícola, pecuaria y pesquera a nivel nacional.

Son sujetos de la ley todas aquellas personas naturales o jurídicas a quienes se les hayan concedidos créditos agrarios con fines de siembra, de adquisición de insumos, maquinarias, equipos, semovientes, construcción y mejoramiento de infraestructura, así como reactivación de centros de acopio y capital de trabajo, todo ello con la finalidad de contribuir a la producción nacional de ciertos rubros especificados en el artículo 2 de la ley, los cuales son: Cereales como el arroz, maíz, sorgo; Frutas tropicales como el cambur, plátanos, cítricos y melón; Hortalizas: tomate, cebolla y pimentón; Raíces y tubérculos como la yuca, papa y batata; Granos y leguminosas: caraotas, frijol y quinchoncho; Textiles y oleaginosas como la palma aceitera, soya, girasol y algodón.
A tales efectos, los beneficios y facilidades otorgados a los sujetos del mencionado Decreto con Rango y Fuerza de ley son:
1.- La reestructuración o condonación de la deuda de créditos agrarios que se hayan otorgados a los fines de contribuir con la producción de los rubros especificados en el artículo 02 del mencionado cuerpo normativo, cuando los mismos se encuentren vencidos para la entrada en vigencia de la ley o aun cuando se encuentren vigentes para dicha fecha siempre y cuando el deudor demuestre que por causa ajena a su voluntad no posee recursos necesarios para sufragar dicha deuda. A tales efectos la misma ley define a la REESTRUCTURACIÓN como el acuerdo celebrado entre el acreedor y deudor de un crédito agrario a los fines de establecer mejores condiciones de pago de las obligaciones contraídas, de tal manera que pueda reactivar su actividad productiva.
Por otra parte, la misma norma define la CONDONACIÓN como la renuncia voluntaria por parte de la Banca Universal así como la Banca Comercial, pública o privada, a los derechos de crédito que posee en contra del deudor de un crédito agrario, liberándolo total o parcialmente de la obligación contraída;
Y,
2.- Se entiende que el deudor de un crédito agrario carece de capacidad económica para satisfacer las obligaciones contraídas con la banca universal o bien con la Banca Comercial, pública o privada, cuando deba disponer o gravar bienes de su propiedad indispensables para la satisfacción de las necesidades propias y de su familia, por lo que el acreedor de tal obligación le concederá los beneficios o facilidades consagrados en la mencionada ley atendiendo a las condiciones particulares del autor y siguiendo el procedimiento desarrollado en el cuerpo normativo mencionado.
Una de las modificaciones que presenta el mencionado decreto - ley en comparación con el derogado del año 2011, tiene que ver con el plazo máximo para el pago del crédito reestructurado, el cual fue aumentado hasta un máximo de 12 años, contados a partir de la fecha del otorgamiento de dicho beneficio de reestructuración. Igualmente la presente ley establece un mínimo conforme al cual la Banca Universal así como la Banca Comercial pública o privada acreedora de un crédito agrario, podrá establecer las tasas de interés a cobrarse por los beneficios o facilidades otorgadas a los deudores de los créditos agrarios, el cual no podrá ser inferior al 9%.

PROCEDIMIENTO: Una vez presentada la solicitud por ante la Banca Universal o Comercial (pública o privada) ésta dará respuesta a la misma en el plazo de veintiun (21) días hábiles una vez se haya efectuado la correspondiente evaluación de las condiciones y situaciones particulares de cada solicitante, el cual deberá ser notificado de dicha decisión. En caso de que no se notifique se entenderá como aceptación de la solicitud.

Sin embargo es importante mencionar que en aquellos casos de negativa a la mencionada solicitud por parte de la Banca Universal o Banca Comercial pública o privada, ésta deberá notificar de la misma mediante acto motivado, al interesado así como también al Comité de Seguimiento de Cartera Agraria el cual tendrá un plazo máximo de treinta (30) días hábiles bancarios contados a partir de la recepción de la notificación conjuntamente con el expediente del solicitante, para emitir un pronunciamiento sobre el mismo, pudiendo revocar o confirmar dicha decisión. En todo caso, si el Comité de Seguimiento de Cartera Agraria considera que debe proceder la solicitud de reestructuración o condonación, la entidad bancaria que haya negado la misma tiene la obigación de acatarla, toda vez que el mencionado Comité es el máximo órgano que regula la materia y sus decisiones agotan la vía administrativa.

Por último es importante mencionar que el presente Decreto por cuanto constituye una norma especial que regula o beneficia a aquellos sujetos, campesinos y productores afectados por las lluvias que azotaron ciertas regiones que conforman el espacio político-territorial de nuestro país, solo tendrá una vigencia de Un (01) año contado a partir de su publicación.