Detalle de la Noticia

26 de Abril de 1986, Accidente Nuclear de Chernobyl

26 de Abril de 1986, Accidente Nuclear de Chernobyl El 26 de Abril de 1986, se produjo uno de los accidentes nucleares más catastróficos de la historia, clasificado en grado 7 - “muy grave” en la Escala Internacional de Emergencia Nuclear (Escala INES), cuando en la Planta Nuclear de Chernobyl (Chernóbil) en Ucrania (antiguo URSS) explota el reactor No. 4 del tipo llamado RMBK-1000.

Dicho acontecimiento impactó al mundo por considerarse como la mayor tragedia humana y ecológica de todos los tiempos, cuyas consecuencias hasta el día de hoy son vividas por los residentes de zonas aledañas.

El área contaminada ha sido más de 130 mil km2 sólo en Ucrania. Para la fecha del accidente, toda la población fue evacuada en un radio de 30 km. a la redonda (conocida como zona de exclusión) y reubicada en diferentes áreas cercanas.

Este accidente cuyas consecuencias ambientales han sido las peores a nivel mundial, sirve como referencia para proyectar y controlar los dispositivos y sistemas de protección de las instalaciones nucleares, por lo que, años posteriores a éste se construyó un “sarcófago” de estructuras metálicas de plomo para evitar la dispersión de los restos del reactor No. 3 y el explosivo No. 4, con el objeto de evitar la emisión de radiación que aún se genera. Fue uno de los trabajos de construcción más complicados del mundo debido a la propia radioactividad y la obra en sí.

La recuperación de la zona del accidente y de los productos de limpieza han dado lugar a una gran cantidad de residuos radiactivos y equipos contaminados, almacenados en cerca de 800 sitios distintos dentro y fuera de la zona de exclusión, parcialmente almacenados en contenedores o enterrados en trincheras, pudiendo provocar riesgo de contaminación de las aguas subterráneas y tierra, por lo que, debe restringirse la producción de alimentos provenientes de éstas áreas.

En la actualidad, existen riesgos asociados al posible colapso del sarcófago, dado su deterioro en los años siguientes al accidente por lo que, la Convención de Viena celebrada en abril de 1996, apuntó que era necesario llevar a cabo un completo programa de investigación para desarrollar un diseño adecuado que constituyera un sistema de confinamiento seguro desde el punto de vista ecológico, evitando las filtraciones de agua de lluvia en su interior y evitando el hundimiento del sarcófago existente, lo que provocaría el escape de polvo radiactivo y de los restos de combustible al medio ambiente.

¿Sabías qué?
Aún y cuando existe un sarcófago sobre los reactores 3 y 4, en abril del año 2012 comenzaron los trabajos para uno nuevo sarcófago en forma de arca, cuya finalización está prevista para el 2015, con el propósito de evitar los problemas de escape radioactivo durante al menos 100 años.